viernes, 5 de febrero de 2016

La cerámica en la Historia: del Neolítico a los Íberos en la Península Ibérica


 
Exposición del 27 de enero al 29 de febrero de 2016
Biblioteca Central UNED, Madrid


El propósito de esta exposición es ofrecer una visión general sobre las producciones cerámicas, su evolución y desarrollo en algunas culturas de la Península Ibérica, a través de una interpretación personal, partiendo de unos estudios arqueométricos y artísticos de los objetos cerámicos hallados en diferentes yacimientos arqueológicos.

El descubrimiento o invención de la cerámica representó un avance tecnológico de incalculable transcendencia en la vida de los hombres. Sus aplicaciones prácticas permitieron: cocinar los alimentos, almacenarlos y transportarlos, incluso sirvieron de recipientes funerarios. También fueron objetos de adorno, de carácter votivo y religioso, así como de intercambio comercial. Más información

Vídeo: La cerámica en la Historia: del Neolítico a los Íberos en la Península Ibérica
Ver en PaleoVídeos > L.R.1.11 nº 15.

Tras la huella de los primeros artistas - UNED




La UNED en TVE-2

05/02/2016. El conocido como arte paleolítico nace en un periodo en el que los seres humanos modernos parecen haberse extendido por la totalidad del planeta.

Por aquel entonces nuestros antepasados se organizaban en torno a grupos tribales y vivían de la caza y de la recolección. En estas actividades parecen inspirarse las primeras creaciones plásticas que han llegado hasta nuestros días. Las paredes de las cavernas se convirtieron en uno de los principales soportes utilizados, dando lugar al conocido como arte parietal. El conocido como arte mobiliar o mueble sería el realizado en piezas de hueso, piedra, madera, conchas y otros materiales susceptibles de ser transportados por estos pueblos. El sentido y el significado de estas manifestaciones plásticas, no obstante, continúan siendo un misterio para nosotros.

Desde el punto de vista antropológico, aquel arte, aparte de tener una estética que es indudable y una notable expresividad plástica, posiblemente fuera un lenguaje que compartía la tribu, el grupo humano.

Serie: Prehistoria y Arqueología
Alberto Mingo Álvarez profesor del Departamento de Prehistoria y Arqueología, UNED
Pedro Saura Ramos catedrático Departamento de Dibujo Facultad de Bellas Artes, UCM
Federico Bernaldo de Quirós Guidotti catedrático de Prehistoria, Universidad de León
José Manuel Maíllo Fernández profesor del Departamento de Prehistoria y Arqueología, UNED

¿Por qué los seres humanos necesitamos menos sueño que cualquier otro primate?


Dormir en los árboles tiene sus problemas. Thinkstock

... La mayoría de nosotros duerme entre seis y nueve horas por noche, lo que significa que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Puede parecer mucho tiempo, pero somos los que menos dormimos entre todos los primates, el grupo que incluye a monos, simios y nosotros.

Así lo afirma un nuevo análisis que examina el impacto que ha tenido el sueño sobre nuestra evolución.

La nueva investigación sugiere que los seres humanos han evolucionado para dormir menos, pero también más profundamente, y puede ayudar a explicar nuestro éxito como especie.

Hace tres millones de años, nuestros antepasados Australopithecines todavía tenían cuerpos parecidos a los de los monos y probablemente dormían en los árboles, como los chimpancés modernos.
Pero hace dos millones de años, los homínidos se habían vuelto totalmente erectos. El homo erectus se pasaba su vida en el suelo, y pudo haber sido el primer homínido en hacer camas allí.

Dormir en el suelo debe haberle regalado un sueño de mayor calidad, más reparador. No tenía que preocuparse por caer de los árboles y aunque el riesgo de ser víctima de los depredadores era mayor en el suelo, tenían formas de protegerse a sí mismos.

A mejor sueño, mejor aprendizaje

También hay evidencia de que alrededor del mismo período en que los homínidos descendieron de los árboles se hicieron más inteligentes y adquirieron mejores armas.

El tamaño de sus grupos también aumentó alrededor de ese tiempo, con la ayuda de mejores habilidades de comunicación.

Según David Samson y Charles Nunn, de la Universidad de Duke en Carolina del Norte, Estados Unidos, todas esas transformaciones se pueden vincular al cambio en la forma en que nuestros antepasados dormían.

En un nuevo estudio publicado en la revista Antropología Evolutiva, explican que el paso de los árboles al suelo permitió a nuestros antepasados dormir más profundamente, "lo que a su vez podría haber afectado la cognición", señala Samson. [...] BBC Mundo


Link 2: Why humans need less sleep than any other primate - BBC - Earth
Most of us feel like we need more sleep, but as a species we have actually evolved to sleep less than our ape and monkey relatives. Could that be the key to our success? ...

jueves, 4 de febrero de 2016

4D · Arte Rupestre



MONOGRAFÍA 3: 4D. Arte rupestre. Monitorización del Abrigo del Buen Aire I (Jumilla), Cueva del Mediodía (Yecla), Cañaica del Calar II (Moratalla), Abrigo Grande de Minateda (Hellín) y Solana de las Covachas (Nerpio). 
Ya está disponible el libro 4D · Arte Rupestre. Este volumen constituye el número 3 de las monografías del CEPAR (Centro de Estudios de Prehistoria y Arte Rupestre de la Región de Murcia) y se puede descargar en formato PDF desde la web de Cuadernos de Arte Rupestre

Vía Arte Rupestre del Arco Mediterraneo

Entrada relacionada

El misterio de los europeos extinguidos tras el final de la glaciación


Cráneo del yacimiento de Dolnte Vestonice, en la República Checa
 
Un análisis genético muestra que hace unos 14.500 años desapareció un grupo humano descendiente de los cazadores recolectores que sobrevivieron al último máximo glacial

...  Esta semana, un equipo liderado por Johannes Krause, director del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena (Alemania), ha anunciado los resultados del análisis genético de 35 individuos que vivieron entre hace 35.000 y 7.000 años en Francia, Alemania, Bélgica, Italia, la República Checa y Rumanía. En aquel periodo, los pequeños grupos de Homo sapiens que habían llegado a Europa milenios antes procedentes de África se estaban convirtiendo en la especie humana dominante ante la decadencia neandertal. Pero tampoco tenían una vida fácil. El último máximo glacial, que comenzó hace unos 25.000 años y mantuvo medio mundo congelado durante más de 60 siglos, obligó a muchos de estos grupos a refugiarse en el sur del continente.

En esas posiciones de resistencia, las poblaciones se redujeron y se produjo lo que se conoce como un cuello de botella genético, que queda registrado como una reducción de la diversidad de las poblaciones. Una de las consecuencias de aquellos sufrimientos se observa en el estudio que hoy se publica en la revista Current Biology. El análisis del ADN mitocondrial de tres individuos que vivieron en lo que hoy son Bélgica y Francia antes de que comenzase el periodo más gélido de la glaciación muestra que pertenecían al haplogrupo M, un linaje humano que hoy es común en Asia o las poblaciones de nativos americanos, pero ha desaparecido de Europa. Este hallazgo sustentaría la hipótesis de que todos los humanos no africanos surgieron a partir de una única y rápida migración que comenzó hace unos 50.000 años. [...] EL PAÍS


Link 2: DNA evidence uncovers major upheaval in Europe near end of last Ice Age / Link 3
DNA evidence lifted from the ancient bones and teeth of people who lived in Europe from the Late Pleistocene to the early Holocene—spanning almost 30,000 years of European prehistory—has offered some surprises, according to researchers who report their findings in the Cell Press journal Current Biology on Feb. 4, 2016. Perhaps most notably, the evidence shows a major shift in the population around 14,500 years ago, during a period of severe climatic instability...

A photograph of les Closeaux at Rueil-Malmaison, Paris Basin, France. Credit: L. Lang

La ciudad de Segovia lleva habitada desde hace al menos 4.200 años


La roca del Alcázar de Segovia cuenta con numerosas cavidades./ Juan Martín

Los arqueólogos que investigan el Abrigo del Molino descubren una cueva en la roca del Alcázar con restos datados entre 2.200 y 2.400 años a.C., lo que obliga a revisar la prehistoria de Segovia.

Hasta ahora, los arqueólogos defendían que los primeros pobladores del solar donde hoy se ubica la ciudad de Segovia se establecieron allí en la llamada Edad del Hierro, pocos siglos antes de la llegada de los romanos. El documento sobre arqueología de Segovia incluido en el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS), redactado en 2015, reconoce que “no se puede concretar si el actual espacio en el que se localiza el recinto amurallado ya daría cabida a efectivos asentados de forma permanente” en las dos épocas precedentes a la Edad del Hierro, o sea, el Calcolítico o Edad del Cobre y la Edad del Bronce.

Un hecho recientemente acaecido modificará el paradigma. El equipo investigador del Abrigo del Molino, en su búsqueda de las primeras ocupaciones de Segovia, ha descubierto una cueva “en la misma roca del Alcázar” con restos humanos de hace más de 4.000 años.

Aunque el arqueólogo David Álvarez prefiere no desvelar la ubicación exacta de la cavidad, en aras de su protección, sí explica que en ella se han realizado dos pequeñas catas, de un metro cuadrado. En la efectuada al exterior de la cueva se encontraron “muchísimos fragmentos cerámicos” y, entre ellos, algunos campaniformes, propios de los contextos funerarios del Calcolítico o Edad del Cobre.

Pero lo más interesante, sin duda, estaba en el interior. En el segundo sondeo, a unos 20 metros de la entrada de la cueva, descubrieron el mismo tipo de cerámicas y, además, lo que Álvarez interpreta como “un enterramiento múltiple”. Entre los restos óseos hallados figuraban varios fragmentos de cráneo y una costilla. Esta última fue remitida por los arqueólogos a un laboratorio para su datación por el método del Carbono 14. El resultado ha despejado toda duda. “La cronología que nos da es de entre 2.200 y 2.400 años antes de Cristo”, revela Álvarez. “Eso significa —agrega su compañera María de Andrés— que el primer poblamiento de Segovia no es de la Edad del Hierro, sino mucho más antiguo”.

A la espera de recibir un estudio detallado de los huesos aparecidos que se está llevando a cabo en la Universidad Complutense, Álvarez si quiere advertir de un detalla, curioso, de la excavación. “Aunque todo el material descubierto es coetáneo, está removido, y debajo de ese paquete hallamos, para sorpresa nuestra, un fragmento de terra sigillata —cerámica romana— y otro de una tegula, también romana”. Los arqueólogos manejan, como hipótesis, que en algún momento del Bajo Imperio romano, en una época de crisis, alguien entrara en la cueva y excavara, tal vez con la intención de esconder sus riquezas allí. Para Álvarez, esta rareza de hallar un nivel ‘moderno’ debajo de uno más antiguo (“una estratigrafía invertida”, como apunta De Andrés) no invalida la importancia del yacimiento. “La cerámica campaniforme descubierta —subraya—concuerda con la datación de la costilla”.

Los dos arqueólogos sostienen, al unísono, que aunque en el casco histórico de Segovia “todavía no hay evidencias arqueológicas” de poblamiento en la Edad del Cobre o la del Bronce, la existencia de varias cuevas con uso funerario de esa época en su entorno (La Tarascona y la recientemente descubierta en la roca del Alcázar) “invita a pensar que en Segovia tuvo que haber población” y máxime teniendo en cuenta que, a inicios de la Edad del Bronce, la mayor parte de los poblados se ubicaban en lugares destacados del paisaje, buscando una fácil defensa, una condición que, sin duda, cumplía con creces la zona de mayor altitud de la actual ciudad de Segovia.

Álvarez y De Andrés tienen de intención de publicar, antes de verano, un artículo científico sobre este hallazgo, que promete dar un vuelco a la prehistoria final en la ciudad de Segovia. Y después, volver al campo en el que realmente son especialistas, el Paleolítico. [...] El Adelantado

Entregan al Museo de Santa Cruz de Toledo una estela funeraria descubierta por un agricultor


 
La Guardia Civil ha entregado al museo de Santa Cruz de Toledo una estela funeraria que fue descubierta por un agricultor en un pueblo de la comarca de la Jara. Según el informe técnico de la Dirección Provincial de la Consejería de Educación Cultura y Deportes, la estela podría haberse tallado 1.100 años a.c., a finales de la Edad de Bronce.

EUROPA PRESS. El pasado día 24 de diciembre, una patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Toledo se desplazó hasta una población de la comarca de la Jara donde se entrevistó con un vecino que el día anterior se había puesto en contacto con ellos para informales sobre la localización de una estela funeraria en una tierra de cultivo, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

La Guardia Civil comprobó que se trataba de una piedra grabada con una figura antropomorfa en su parte central que correspondía a un guerrero con casco del que se podía apreciar que salía un cuerno.

A la derecha de esta imagen se distinguía una espada y una lanza mientras que en su parte izquierda se observó un escudo circular con tres círculos concéntricos, en cuyo centro se pudo diferenciar lo que podría ser una estrella.

Los agentes tasaron la estela que pesa 20 kilos y mide 60 centímetros de largo, 37 centímetros del lado más ancho y el más estrecho, unos 26 centímetros.

 
La Guardia Civil contactó con la Dirección Provincial de la Consejería de Educación Cultura y Deportes de Toledo para comunicar el hallazgo para que especialistas en la materia que evaluaran y verificaran la autenticidad y antigüedad de esta pieza.

Finalmente la estela funeraria fue entregada por la Guardia Civil en al museo de Santa Cruz de Toledo para su estudio y depósito. 20minutos.es

Los materiales arqueológicos de Castillejo del Bonete evidencian rituales de banquetes y ofrendas


Fig. 13. Cuenta de madera: Nº. 1 y 3. Fotografías realizadas con lupa binocular Leica (Nº. 1, visión polar; Nº. 3, visión ecuatorial). Nº. 2 y 4. Fotografías realizadas con microscopio electrónico de barrido. (Nº. 2, detalle de perforación de cuenta TE15BO/26013-58; Nº. 4, detalle de la superficie pulida)
 
La revista científica de investigación prehistórica MENGA acaba de publicar un estudio sobre los materiales arqueológicos encontrados en Castillejo del Bonete, el complejo tumular de Terrinches (Ciudad Real), que evidencian la celebración ritual de banquetes y ofrendas durante la Prehistoria Reciente en una cueva monumentalizada mediante túmulos en el interior de la Península Ibérica.

Este artículo científico, que se titula “Paleoecología y cultura material en el complejo tumular prehistórico de Castillejo del Bonete”, supone un avance de la investigación paleoecológica sobre las colecciones de carbón, polen y microvertebrados. Además se presentan cuentas de piedra y madera, colgantes de concha, material lítico, la colección cerámica, nuevas metalografías e industria metálica y botones de marfil. [...] eldiadigital.es


Referencia: Paleoecología y cultura material en el complejo tumular prehistórico de Castillejo del Bonete (Terrinches, Ciudad Real): estudio analítico y contexto cultural". Menga, Revista de Prehistoria de Andalucía, 6: 118-147. Texto completo


Entrada relacionada

Mostra “As Origens Pré-Históricas do Reino dos Algarves”



O Centro de Ciência Viva do Algarve vai inaugurar esta sexta-feira, dia 5 de fevereiro, às 18h00, a exposição “As Origens Pré-Históricas do Reino dos Algarves”. A mostra, que vai estar patente até 20 de março, vai apresentar uma retrospetiva do conhecimento arqueológico da região do Algarve, que resulta de quase 150 anos de investigação.

A exposição é organizada pelo Interdisciplinary Center for Archaeology and Evolution of Human Behavior (ICArEHB) da UAlg e pelo do Centro Ciência Viva do Algarve.

Segundo a UAlg, será apresentada «uma panorâmica geral da Pré-História do Algarve, do Paleolítico Inferior (estimando-se a sua idade em cerca de 500 mil anos) à Primeira Idade dos metais, período conhecido como Calcolítico (há cerca de 5000 anos)».

Os materiais arqueológicos expostos «incluem artefactos feitos em pedra e cerâmica bem como exemplos dos recursos minerais e animais utilizados pelos nossos antepassados».

Segundo a Universidade do Algarve, «o ex-libris da exposição é uma placa paleolítica, descoberta no sítio arqueológico de Vale Boi (Vila do Bispo), onde se encontram gravadas várias figuras de animais».

Grande parte destes materiais resulta de trabalhos de investigação realizados ou coordenados pela UAlg. Sul Informação / Link 2

La Edad de Piedra en la Isla Sueca de Blå Jungfrun


 
24/09/15. En el folklore local se ha relacionado desde hace largo tiempo la isla de Blå Jungfrun con oscuros maleficios y brujería. Situada junto a la costa de Suecia, la historia de la isla está marcada por la mala suerte y una oscura reputación vinculada a la práctica de la magia. Aún en la actualidad, se advierte a los visitantes de la isla que no deben desviarse de los caminos marcados ni quedarse después de caer la noche. Los arqueólogos que investigan las cuevas de Blå Jungfrun creen que pudieron albergar en el pasado extraños actos y rituales que se remontarían a hace 9.000 años.

Esta isla deshabitada, en la actualidad un parque nacional situado en el Estrecho de Kalmar, que se prolonga a lo largo de la costa oriental de Suecia, está formada en su mayor parte por roca desnuda y densos bosques, conservando incluso un antiguo laberinto, aunque son sus cuevas lo que realmente interesa al equipo de investigadores del Museo del Condado de Kalmar y la Universidad Linneo de Suecia.

Según LiveScience, los arqueólogos conocen bien los relatos sobre las fuerzas sobrenaturales que operan en la isla, aunque no se sabe con certeza cuándo nacieron estas historias. El trabajo arqueológico de campo realizado en la isla en el año 2014 ha arrojado luz sobre lo que pudo haber albergado Blå Jungfrun hace miles de años y acerca de cuál puede ser el origen de su oscura reputación. [...] Ancient Origins


Link 2: 'Witchcraft' Island Reveals Evidence of Stone Age Rituals - LiveScience
September 22, 2015. A Stone Age site where cave rituals may have been performed some 9,000 years ago has been discovered on Blå Jungfrun, an island off the east coast of Sweden. The island has long been associated with tales of witchcraft, curses and supernatural powers...