miércoles, 21 de febrero de 2018

Las pinturas rupestres se vinculan con el desarrollo del lenguaje



Algunas características específicas del arte rupestre pueden proporcionar pistas sobre cómo evolucionó nuestra capacidad de desarrollar un lenguaje simbólico y multifacético.

Una clave de esta idea es que el arte rupestre a menudo se encuentra en "puntos calientes" acústicos, donde el sonido hace eco con fuerza, como han observado algunos estudiosos, según un estudio liderado por el lingüista del MIT Shigeru Miyagawa.

Esos dibujos están ubicados en partes de cuevas más profundas y de más difícil acceso, lo que indica que la acústica fue una razón principal para la colocación de dibujos dentro de las cuevas. Los dibujos, a su vez, pueden representar los sonidos que los primeros humanos generaron en esos puntos.

En el nuevo documento, esta convergencia de sonido y dibujo es lo que los autores llaman una "transferencia de información de modalidad cruzada", una convergencia de información auditiva y arte visual que, según los autores, "permitió a los humanos primitivos mejorar su capacidad de transmitir simbólica pensando." La combinación de sonidos e imágenes es una de las cosas que caracteriza el lenguaje humano actual, junto con su aspecto simbólico y su capacidad para generar infinitas nuevas oraciones.

"El arte rupestre fue parte del paquete de acuerdo en términos de cómo el homo sapiens llegó a tener este procesamiento cognitivo de alto nivel", dice en un comunicado Miyagawa, profesor de lingüística y profesor de japonés en el MIT. "Tienes este proceso cognitivo muy concreto que convierte una señal acústica en una representación mental y la exterioriza como visual".

Los artistas de las cavernas, por lo tanto, no eran solo pintores, obteniendo impresiones del aire libre a su gusto. Más bien, pueden haber estado involucrados en un proceso de comunicación. "Creo que está muy claro que estos artistas estaban hablando entre sí", dice Miyagawa. "Es un esfuerzo comunitario".

El documento se publica en la revista Frontiers in Psychology.

El advenimiento del lenguaje en la historia humana no está claro. Se estima que nuestra especie tiene aproximadamente 200.000 años de antigüedad. El lenguaje humano a menudo se considera que tiene al menos 100.000 años.

"Es muy difícil tratar de comprender cómo apareció el lenguaje humano en la evolución", dice Miyagawa, señalando que "no conocemos el 99.9999 por ciento de lo que estaba ocurriendo en ese momento". Sin embargo, agrega, "existe la idea de que el lenguaje no se fosiliza, y es cierto, pero tal vez en estos artefactos [dibujos rupestres], podemos ver algunos de los comienzos del homo sapiens como seres simbólicos".

Si bien el arte rupestre más famoso del mundo existe en Francia y España, abundan ejemplos de él en todo el mundo. Se ha estimado que una forma de arte rupestre que sugiere un pensamiento simbólico -grabados geométricos en piezas de ocre, de la Cueva de Blombos en el sur de África- tiene por lo menos 70.000 años de antigüedad. Tal arte simbólico indica una capacidad cognitiva que los humanos llevaron consigo al resto del mundo.

"El arte rupestre está en todas partes", dice Miyagawa. "Todos los grandes continentes habitados por el homo sapiens tienen arte rupestre ... Lo encuentras en Europa, en el Medio Oriente, en Asia, en todas partes, como el lenguaje humano". En los últimos años, por ejemplo, los eruditos han catalogado el arte rupestre indonesio que creen que tiene aproximadamente 40,000 años de antigüedad, más antiguo que los ejemplos más conocidos del arte rupestre europeo. europapress.es

Un estudio científico sobre un «enigmático» enclave en Carmona lo sitúa en el tercer milenio antes de Cristo



Este estudio gira en torno a la zona arqueológica de La Loma del Tesoro, enclavada en el término municipal de Carmona, a unos dos kilómetros de la población de Guadajoz y descubierta en 2002

Una investigación científica sobre el complejo «concéntrico» de zanjas descubierto en el entorno de Carmona conocido como La Loma del Real Tesoro señala el «enigmático» y «enorme hoyo» que parece ser el «corazón y origen» de este enclave, cuya antigüedad se remonta al tercer milenio antes de Cristo y cuyas funciones para las antiguas poblaciones de la zona sigue pendiente de ser averiguada.

Este estudio, firmado por los arqueólogos Javier Escudero Carrillo, Marta Díaz-Zorita, Martin Bartelheim y Leonardo García Sanjuán, gira en torno a la zona arqueológica de La Loma del Tesoro, enclavada en el término municipal de Carmona, a unos dos kilómetros de la población de Guadajoz y descubierta allá por 2002.

Las labores de investigación de las que parte este estudio científico recogido por Europa Press, realizadas allá por 2015 y 2016, pusieron así de manifiesto que «el centro del complejo (descubierto) está ocupado por una estructura circular de un diámetro estimado de 20 metros y un área de 315 metros cuadrados». [...] sevilla.abc.es


Referencia: Chalcolithic enclosures in the lower Guadalquivir basinLa Loma del Real Tesoro (Carmona, Seville, Spain) and its resources
Autores: Javier Escudero Carrillo, Marta Díaz-Zorita Bonilla, Martin Bartelheim, Leonardo García Sanjuán
Localización: Key resources and sociocultural developments in the Iberian chalcolithic / coord. por Martin Bartelheim, Primitiva Bueno Ramírez, Michael Kunst, 2017, ISBN 978-3-946552-12-3, págs. 257-272.