miércoles, 12 de marzo de 2014

El Parque Cultural del Río Martín suma un nuevo abrigo rupestre a su colección de 40

Descubierto por un senderista en 2012, se ha mantenido en secreto hasta culminar su protección

Icono principal de las pinturas descubiertas, entre las que destaca un bóvido | JOSÉ ROYO / PARQUE CULTURAL DEL RÍO MARTÍN

Fueron descubiertas en septiembre de 2012, pero no ha sido hasta ahora cuando, una vez protegidas, han salido a la luz pública. El Parque Cultural del Río Martín incorpora a sus cuarenta abrigos rupestres catalogados como Patrimonio de la Humanidad unas nuevas pinturas, ejemplo de arte esquemático, localizadas en el barranco adyacente a la Sima de San Pedro de Oliete, en este caso un vestigio de época ibérica.

Las descubrió Juan García, un zaragozano de 49 años amante de la naturaleza que, practicando senderismo un domingo, se sintió atraído por un barranco aparentemente lleno de maleza. Tras escalar por una roca, localizó a siete metros de altura estas pinturas rupestres.

"Lo hemos mantenido en secreto puesto que es un patrimonio muy susceptible de degradación", se excusó el gerente del Parque Cultural del Río Martín, José Royo, quien prefirió resguardar el abrigo con unos barrotes metálicos antes de darlo a conocer públicamente.

Trabajo en equipo

Royo llamó a su equipo heterogéneo de especialistas de cabecera -historiadores, arqueólogos y espeleólogos-, formado por José Ignacio Royo, Fernando Galve o Juan Carlos Gordillo. De forma desinteresada, analizaron el material hallado. Se trata de "unas 10 figuras", de entre las que destaca especialmente un supuesto bóvido (de 20 centímetros de ancho por 10 de alto) del que destacan los cuernos y las patas. Más abajo, los expertos creen que la mancha que se aprecia es un prótomo -cuello y cabeza- de un équido, aunque "tampoco lo sabemos decir con absoluta seguridad" pese a los tratamientos informáticos que se han utilizado en el proceso de análisis. Se trata de "programas informáticos especializados para ver el arte rupestre. Saturan los colores, los realzan y con ello detectamos mejor las formas y las delimitaciones de las pinturas", explicó el gerente.

También se han identificado trazos filiformes "muy delgados" de color negro que se superponen a las formas rojas que predominan en el conjunto pictórico.

El parque ha comenzado a potenciar el descubrimiento protegiéndolo mediante un enrejado del mismo color que el abrigo para que no desentone. Para llegar hasta él, próximamente se habilitará un acceso de unos 50 metros de longitud -al barranco se accede campo a través en este momento- y unas grapas para poder ascender cómodamente.

Según informó Royo, el nuevo conjunto pictórico hallado pertenece a la rama rupestre del arte esquemático. Los elementos localizados tienen unos 4.500 años de antigüedad. [...] diariodeteruel.es