martes, 22 de abril de 2014

Un cráneo revelaría el homicidio más antiguo de América


2/6. El ataque fue muy fuerte, tal vez con un bastón o una vara de madera dura que rompió la región parietal-temporal izquierda y afectó el cerebro del sujeto.

Un cráneo, que data de 8 mil años y presenta una lesión en la zona parietal izquierda ocasionada por un ataque con bastón, es el principal rastro forense de lo que podría ser el homicidio más antiguo de América.

En 1943, el arqueólogo Eliécer Silva Celis –fundador del Museo Arqueológico de Sogamoso (Boyacá)– recogió muestras que, al parecer, pertenecían a la etapa más temprana del período Precerámico, el cual llegó hasta mediados del tercer milenio antes de Cristo (a.C.).

Esta fue la conclusión de la hipótesis del profesor Silva y se derivó por el desgaste dental redondeado, los cráneos alargados y el proceso de mineralización de los huesos. Asimismo, indicó que la osamenta pertenecía a pobladores más antiguos que los chibchas.

Sin embargo, setenta años después, el arqueólogo José Vicente Rodríguez, director del Laboratorio de Antropología Física de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, comprobó que se trataba de hombres del Paleoamericano de hace unos 8 mil años, que llegaron desde Siberia, en el extremo noreste de Asia.

Si bien, la antigüedad de los huesos sorprendió a los científicos, fueron las lesiones observadas en el cráneo lo que más les llamó la atención, pues eran compatibles con trauma severo perimortem, es decir, muerte en el momento del golpe. [...] agenciadenoticias.unal.edu.co