miércoles, 14 de mayo de 2014

Valverde se afianza como primer enclave gallego del Solutrense

Confirman el carácter singular de un hallazgo paleolítico en Monforte

1/2. Puntas de sílex (izquierda) y cuarcita halladas en Valverde. usc

Los arqueólogos del proyecto «Ocupaciones humanas durante el Pleistoceno de la cuenca media del Miño», coordinado por la Universidade de Santiago, publicarán próximamente un trabajo en el que se corrobora que el yacimiento paleolítico descubierto en el 2007 en el monte de Valverde, en Monforte, pertenece al periodo Solutrense. Esta confirmación otorga un especial interés científico al hallazgo, ya que es la primera vez que se registra en Galicia un rastro de esa etapa cultural de la prehistoria.

Los investigadores ya manejaban desde hace tiempo la hipótesis de que hubiese industrias solutrenses entre los numerosos artefactos -más de 2.000- encontrados en este paraje. Dos de estas piezas, en concreto, destacan especialmente por presentar un aspecto típico de la tecnología de ese periodo. Un extenso análisis de estos materiales realizado en los últimos años desmostró que entre ellos había más piezas -cerca de una docena en total- que también pueden adscribirse a ese periodo. En opinión de los arqueólogos, estos artefactos datan de una fase avanzada del Solutrense y su antigüedad rondaría los 20.000 años.

Todos los utensilios hallados en Valverde aparecieron en la superficie del terreno y presentan un excelente estado de conservación, por lo que se supone que fueron desenterrados de manera fortuita y en tiempos muy recientes por la construcción de una pista. El yacimiento se encuentra en un rellano de la ladera, en un paraje protegido de los vientos dominantes, desde el que se divisa el paso natural entre las depresiones de Monforte y Bóveda, por el que discurre la carretera LU-546. Esa ubicación, a juicio de los arqueólogos, permitiría vigilar el paso de las manadas de herbívoros, por lo que el lugar seguramente acogió campamentos de cazadores en diversas épocas de la prehistoria. En el año 2009 se practicaron en la zona unas catas arqueológicas, pero no se hallaron restos orgánicos con los que realizar una datación radiométrica para precisar mejor la edad del yacimiento. «No parece que se conserven restos arqueológicos en el subsuelo, porque en esa zona se plantaba centeno en tiempos y la tierra está muy removida», dice Arturo de Lombera, codirector de la investigación.

Estudio detallado

El posible carácter solutrense de este yacimiento ya fue expuesto de forma muy resumida en un congreso arqueológico celebrado en Barcelona en el 2012. Ahora se publicará un estudio detallado en Espacio, Tiempo y Forma, una revista científica de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con lo que Valverde se situará en un lugar destacado entre los yacimientos paleolíticos gallegos.

Grupos nómadas en tiempos de frío extremo

La cultura solutrense se desarrolló aproximadamente entre hace 22.000 y 18.000 años, en una de las etapas más frías de la última glaciación. Las duras condiciones climáticas de esa época hicieron que gran parte de Europa quedase deshabitada y que los grupos humanos se concentrasen en ciertas zonas del continente donde el frío era menos intenso. Los yacimientos solutrenses se encuentran principalmente en la Península Ibérica, el sur de Francia, Italia y la zona balcánica. En la zona cantábrica, donde son relativamente numerosos, el más conocido es el de la cueva de Las Caldas, cerca de Oviedo.

Los arqueólogos suponen que los grupos humanos de esa época que dejaron rastros en el monte de Valverde seguían un patrón habitacional similar al que se ha registrado anteriormente en los yacimientos solutrenses del área cantábrica. «Todo indica que esos grupos nómadas pasaban el invierno en la costa y se desplazaban al interior en verano y lo más probable es que aquí sucediese lo mismo», señala De Lombera. «Los yacimientos cantábricos del interior están también en valles no demasiado altos, en torno a unos trescientos metros sobre el nivel del mar, como es el caso de Valverde», añade.

Similitudes técnológicas

Las piezas encontradas en el yacimiento de Valverde, por otra parte, ofrecen notables similitudes tecnológicas con las de los yacimientos cantábricos. «Se trata sobre todo de puntas de cuarcita y sílex que presentan una factura muy parecida», dice el arqueólogo. Los artefactos de sílex hallados en Monforte podrían proceder de la zona cantábrica, ya que en Galicia no se encuentra de forma natural ese mineral. Los investigadores piensan además que en otras zonas de Galicia pueden aparecer más yacimientos solutrenses, tanto en la costa como en ciertos valles del interior con unas condiciones adecuadas para servir como refugio en las épocas de frío extremo. Francisco Albo / lavozdegalicia.es/

Entrada relacionada (2012)