lunes, 8 de diciembre de 2014

El Cenieh ante su (r)evolución


El director del CENIEH, Alfredo Pérez-González, en enero de 2013 unos días después de su nombramiento. Jesús J. Matías

El Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana debería ser un templo de la ciencia y la producción de conocimiento en torno al pasado de la especie. Podría imaginarse un lugar bien dotado económicamente, con personal puntero en sus disciplinas y una estrecha vinculación con el proyecto de Atapuerca, dado que se ubica en Burgos y que nació al calor del complejo levantado en el Solar de Caballería.

Lejos de esta concepción idílica, el CENIEH ha sido desde su mismo nacimiento fuente de polémicas, de dimisiones o amago de ellas (entre otras la de su primer director, José María Bermúdez de Castro), de idas y venidas de investigadores y de un permanente enfrentamiento entre científicos y gestores salpicado de enfrentamientos personales que enrarecen el ambiente. El resultado es que, también golpeado fuertemente por la crisis, el Centro nunca ha terminado de arrancar y así sigue, 5 años y medio después de su inauguración en julio de 2009. [...] diariodeburgos.es


Entrada relacionada