jueves, 18 de diciembre de 2014

Las inundaciones afectaron al túnel de Tito Bustillo, pero no a las pinturas


2013 / N. A./ elcomercio.es

El desbordamiento del río San Miguel, que desemboca en la cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, afectó al túnel de entrada a la gruta, pero no a las pinturas rupestres que alberga en su interior. Así lo explicó el encargado de la cueva, Alfonso Millara, quien describió la gran cantidad de agua que discurrió los días pasados por el interior de la cueva.

En esta ocasión fue el conducto de acceso el más afectado y el torrente de agua se llevó por delante alguna luminaria que deberá sustituirse. Sin embargo, no se hará de inmediato, pues es de prever que la del pasado fin de semana no haya sido la última crecida de la temporada. En este momento y hasta que se retomen en primavera no hay visitas de público al interior de la cueva, por lo que el desbordamiento no alteró en absoluto este funcionamiento.

Más inusual fueron las inundaciones que padeció la cueva en abril y mayo del año pasado, cuando la gruta sí recibe visitantes. La segunda se produjo el 2 de mayo con todos los grupos completos, en buena medida debido a que en Madrid y otras comunidades era festivo y se podía hacer puente. Aquellas crecidas del río San Miguel tampoco afectaron a la conservación de las pinturas. lne.es