lunes, 16 de febrero de 2015

Europa hace un millón de años



¿De dónde venimos?, ¿a dónde vamos? Son las preguntas que se ha formulado el ser humano desde su existencia. Es difícil poder saber hacia dónde vamos, pero podemos intuir gracias a algunas piezas del puzzle de nuestra historia de dónde venimos y quién o qué estuvo aquí antes que nosotros.

Tarragona acoge la exposición ‘Europa fa un milió d’anys’ en la que se muestran plafones con imágenes y algunas reproducciones que han conformado importantes respuestas en forma de grandes hallazgos para arqueólogos y paleontólogos.

El escenario para esta exposición es único; se trata de la Volta Llarga del Circ Romà. Allí pueden verse imágenes de los yacimientos más importantes del país que contienen los restos de huesos humanos y animales e incluso de herramientas utilizadas por el Homo antecessor. Como no podía ser de otra forma, Atapuerca está muy presente en la muestra; se puede ver una reproducción exacta de una excavación con restos de huesos y herramientas. El yacimiento de Atapuerca es el más importante del mundo en volumen, variedad, cantidad y calidad de fósiles humanos. Pero no obstante, en la exposición también se muestran imágenes de otros yacimientos importantes como por ejemplo los de Incarcal, Vallparadís, Guadix-Baza, y mucho más cerca de nuestra casa, el del Barranc de la Boella. Éste último de gran importancia arqueo-paleontológica a principios del siglo XX. Se encontraron en él restos de huesos de mamuts, hipopótamos, rinocerontes, caballos, osos, y hienas. Además de herramientas de piedra de los homínidos, la gran mayoría de ellas compuestas por sílex y cuarzo.


Los restos encontrados en el Barranc de la Boella son fruto de la gran cantidad de seres vivos que frecuentaban los afluentes del Francolí a la búsqueda de agua y comida. En la formación del delta fluvial se atraparon y se enterraron los restos por cientos de miles de años.

A la mayor parte de las personas que pasaron durante el día de ayer por la exposición les pareció “muy interesante”. No obstante, algunos visitantes extranjeros no pudieron entender el contenido de los plafones debido a que sólo estaba en catalán, entre estos visitantes se encontraban dos japonesas. Lo que más llamó la atención de las personas que acudieron a ver la muestra fueron las reproducciones, entre ellas la del Homotherium latidens, más conocido como felino dientes de sable. La exposición estará vigente hasta el 19 de marzo. Irene Rubió / diaridetarragona.com / Link 2 (Vía B&W2)