martes, 7 de abril de 2015

Confirman genes denisovanos en americanos y euroasiáticos del este


Genes de los denisovanos se encuentran los habitantes de Europa Oriental y América del Norte a modo generalizado. mapa muestra algunas movimientos de la población. ( John D. Croft. Wikimedia Commons)
 
El Hombre Denisovano que habitó en Atapuerca hace 400 mil años y en las montañas de Altai hace 50 mil años dejó su herencia no sólo en la población de Nueva Guinea y otras islas de Oceanía como se pensaba, sino también en la población del Hombre Moderno, a modo generalizado

Un análisis del genoma prehistórico, sugiere que la ascendencia del ADN del hombre Denisovano en el hombre moderno es más generalizada a nivel global de lo propuesto inicialmente, según un estudio publicado el 3 de abril por Penggfei Qin y Mark Stoneling, ambos del Instituto Max Planck.

Investigaciones anteriores habían indicado que su ascendencia se encontraba sólo en las poblaciones rurales de los humanos modernos que habitan en las islas del sudeste de Asia y Oceanía.

Posteriormente un estudio de ADN del hombre de Atapuerca en España, que vivió hace 400 mil años atrás, demostró que era un denisovano, como el descubierto en las montañas de Altai en Rusia. Es decir habían denisovanos en Europa occidental en el pasado.

En el nuevo estudio, los datos del genoma de 2.493 individuos de 221 poblaciones rurales en todo el mundo, mostraron genes del hombre Denisovo en el hombre moderno de Eurasia del Este (EE) y en las poblaciones rurales nativas de América del Norte (AN), aunque en baja proporción (Estudio).

Como la proporción de genes denisovanos es mayor en las poblaciones actuales de Nueva Guinea, que en las de EE, AN y Australia, los autores proponen que un reciente flujo de genes probablemente de ahí, y fue el responsable de señales de la ascendencia Denisovana en el resto de Oceanía, EE y AN.

"Nuestros resultados sugieren que la ascedencia Denisovana en EE y América del Norte se deriva ya sea de un ancestro común o un flujo de genes de un ancestro común de Nueva Guinea y de los australianos”, según la cita del análisis de Paleoantropologia Hoy, con fecha 6 de abril.

El genoma del Hombre Denisovo se obtuvo del hueso de un dedo de una persona que vivió hace 50 mil años, en la cueva Denisova de las Montañas Altai.

En el estudio también se estudiaron los genomas de otros hombres prehistóricos conocidos: indija, Feldhofer, y de Sidrón. Esto permitió comprender que entre los neandertales, denisovanos y los primeros humanos modernos se produjeron varios eventos de cruces con flujo de genes.

De ello deriva que “el ADN de los denisovanos comparte un 5% de variantes con el de los melanesios de Papúa Nueva Guinea y la isla de Bougainville, los aborígenes australianos, los nativos de Fiji, los indonesios del este, y los Mamanwa (Filipinas) que no se encuentran en los asiáticos del este del continente, los indonesios occidentales, los Jehai (Malasia), y los Onge (Islas Andamán)”, agrega  Paleoantropologia Hoy.

En los asiáticos, así como en los nativos americanos, los denisovanos aportan un 0,2% de los genes.

Neandertal

Los Neandertal aportaron a su vez al hombre moderno alrededor del 1,5 a 2,1% del genoma. Entre ellos el ADN de estos antepasados que vivieron en la cueva Mezaiskaaya en la República de Adygea, situada en las colinas del noroeste de las montañas del Cáucaso es el más cercanos a los encontrados en el hombre actual.

Sobre el hombre que vivió hace 400 mil años en Atapuerca, este sería el antepasado más común entre los neandertales y denisovanos, conocido hasta la fecha.

Otro dato aportado es que todos los genomas analizados, muestra evidencia de una reducción en el tamaño de la población en el pasado. Posteriormente, esta población ancestral de los hombres modernos aumentó de tamaño, mientras que las poblaciones ancestrales de Altai y denisovanos disminuyeron aún más en tamaño. lagranepoca.com