martes, 2 de junio de 2015

La grasa ayudó a los humanos a conquistar el mundo


El gráfico muestra el porcentaje de la distribución muscular en extremidades superiores (izquierda) e inferiores de los grande simios y humanos. / Zihlman et al/PNAS
 
Los tejidos blandos de los bonobos dan pistas sobre la evolución humana

La historia de los primeros humanos está escrita en sus huesos y dientes fosilizados. Pero es una historia parcial: faltan los capítulos escritos por los músculos, la grasa o la piel, que no fosilizan. Para completar el relato histórico, un estudio compara ahora los tejidos blandos de los bonobos, el pariente más cercano que tenemos, con los del Homo sapiens. Las diferencias actuales dan pistas sobre cómo, con más grasa, menos piel y una redistribución muscular, los humanos conquistaron primero las sabanas africanas y después el resto del mundo.

Como si fuera la gerente de una funeraria, las antropóloga Adrienne Zihlman, de la Universidad de California en Santa Cruz, se ha pasado los últimos 35 años esperando la muerte de algún bonobo (Pan paniscus) por causas naturales. Enfrascada en estudiar a estos animales y su comparación con la evolución humana, [...] elpais.com/

Link 2: Why humans are the fat primate