martes, 23 de junio de 2015

Los 13 de El Sidrón en el Museo de Altamira


Cartel

Exposición del 23 de junio al 30 de septiembre en el Museo de Altamira. 
Más información

Nota de prensa: Altamira acoge una muestra sobre los neandertales de la cueva de El Sidrón
El Museo de Altamira acoge desde hoy y hasta el 30 de septiembre una exposición temporal sobre las investigaciones realizadas desde 1994 en la cueva asturiana de El Sidrón (Borines), a través de las que los expertos pueden conocer aún cómo vivían los neandertales de hace 50.000 años.
La muestra se presenta bajo el título "Los 13 de El Sidrón" y en ella se exhiben parte de 2.000 restos óseos de homo neanderthalensis y de cientos de herramientas de piedra, piezas que se exhiben en Altamira gracias a la colaboración entre la Universidad de Oviedo y el Gobierno del Principado de Asturias.

Así, junto a los restos de los 13 humanos neandertales de El Sidrón se pueden contemplar restos de huesos de otros yacimientos clásicos europeos y sus herramientas de piedra, entre las que se incluyen bifaces y puntas levallois.

Según los promotores de la muestra, con todo ello se vertebra en un discurso de interpretación de la secuencia arqueológica conservada y el conocimiento científico obtenido.

También destacan las investigaciones dentro del Proyecto Genoma Neandertal, que ha revolucionado los paradigmas que se manejaban sobre la vida, la expansión y desaparición de los neandertales en Europa y Asia.

El Sidrón es conocida a nivel internacional por que ha permitido sacar a la luz actividades de canibalismo entre neandertales. Estos hombres, mujeres y niños comieron la carne de sus parientes, quizás acuciados por la hambruna y la escasez de víveres.

Los neandertales fueron una especie humana que pobló Europa y gran parte de Asia desde hace unos 250.000 años hasta hace unos 30.000 años, momento en el que desaparecieron, una extinción que discurre paralela a la expansión del homo sapiens por Europa y Asia.

Los restos encontrados en El Sidrón muestran qué actividades realizaban, cómo se relacionaban entre sí y con el entorno o cómo eran físicamente.

Así, se ha podido constatar que los neandertales se comían a sus congéneres, ya que se han encontrado marcas de corte en diferentes huesos realizadas con herramientas de piedra fabricadas para procesar la carne, por lo que la cueva asturiana se considera un referente para estudiar el canibalismo entre los neandertales.

El desgaste de sus dientes indica que utilizaban la boca como una tercera mano para llevar a cabo diferentes actividades. También se ha podido deducir que usaban pequeños palitos de madera a modo de mondadientes y que reavivaban el filo de los cuchillos de piedra con los dientes.

La inauguración de la muestra temporal ha contado con la asistencia del director general de Patrimonio Cultural del Principado, José Adolfo Rodríguez Asensio; de los directores de los museos Arqueológico de Asturias y de Altamira, Ignacio Alonso y José Antonio Lasheras, y del profesor de Prehistoria Marco de la Rasilla.