martes, 14 de julio de 2015

Cuando el Sahara era verde

Bajo las dunas de Fuerteventura han aparecido concentraciones de cientos de nidos fosilizados de abejas y escarabajos

EFE. Bajo las dunas de Fuerteventura han aparecido concentraciones de cientos de nidos fosilizados de abejas y escarabajos, además de millares de moluscos terrestres, que indican que en esa isla y en las de Lanzarote y La Graciosa hubo una rica vegetación silvestre similar a la de hace 10.000 años en la costa del Sahara.

El geólogo y paleontólogo Francisco García-Talavera señala que la presencia masiva de esos nidos está datada en unos 9.500 años y se corresponde, con toda probabilidad, con los encontrados en La Graciosa, Los Jables y otros puntos de Lanzarote y Fuerteventura.

Precisamente en las formaciones dunares de La Pared -en el municipio de Pájara- García-Talavera investigó junto a Lázaro Sánchez-Pinto, en la década de los 80 del siglo pasado, un yacimiento paleontológico, con miles de huesos y algunos huevos de la pardela fósil "Puffinus holei", restos de otras aves y pequeños mamíferos, moluscos terrestres y los mencionados nidos.

También estudiaron lo que parece ser una industria lítica de basalto, de factura tosca y bastante eolitizada (cuchillos, puntas de flecha, buriles, raederas).

"El que hayan aparecido juntos todos estos elementos no quiere decir que sean contemporáneos, pues procesos erosivos, sobre todo eólicos posteriores al depósito pueden alterarlo", detalla el investigador.

"Desgraciadamente, y a pesar de las reiteradas advertencias en su momento a las autoridades competentes, poco después este importante yacimiento fue prácticamente destruido por las palas mecánicas, en aras del desarrollo", lamenta el investigador.

Precisamente García-Talavera ha acuñado el término "Mahan" para referirse a la gran isla que se formó hace 18.000 años, en el máximo glacial würmiense, cuando el nivel del mar estaba unos 120 metros por debajo del actual y por lo tanto Lanzarote, Fuerteventura y las isletas e islotes eran un único territorio de más de 200 kilómetros de longitud, con una superficie superior a los 5.000 kilómetros cuadrados. [...]  diariodenavarra.es