viernes, 31 de julio de 2015

Hallan restos de un rinoceronte de hace 120.000 años en Castelldefels


 
La Cueva del Rinoceronte, radicada en Castelldefels (Barcelona) y que se empezó a investigar en 2002, es un yacimiento del Pleistoceno en el que se han encontrado abundantes restos de tortuga mediterránea, un elefante completo y los restos de una especie de cérvido actualmente extinguida.
 
Los hallazgos continúan en este enclave de la costa central catalana: investigadores de la Universitat de Barcelona han encontrado los restos del esqueleto de un rinoceronte adulto de hace unos 120.000 años en el yacimiento de la cueva.

El reciente hallazgo corresponde a la especie de rinoceronte Stephanorhinus hundsheimensis, que hasta ahora se creía extinguida en Europa desde hacía 500.000 años.

Los expertos consideran que, en el caso de la cueva de Castelldefels, parece claro que el rinoceronte pervivió más tiempo. Los investigadores, Montserrat Sanz, de UNIARQ-Universidad de Lisboa y Joan Daura del GRQ-SERP de la Universitat de Barcelona, creen que "probablemente el rinoceronte cayó en la cueva de forma accidental".

Aseguran los especialistas que el yacimiento de la Cueva del Rinoceronte es único en Cataluña. "En la cuenca mediterránea son muy escasos los yacimientos de este periodo con una secuencia estratigráfica tan completa", han explicado.

Hace dos años, un equipo de arqueólogos descubrió en la misma cueva de Castelldefels un cérvido de hace 90.000 años, el primero del que se tuvo conocimiento en la Península Ibérica. El descubrimiento de esta especie de cérvido actualmente extinguida fue realizado por los los investigadores del Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERP) y del Grupo de Investigación del Cuaternario (GRQ) de la Universitat de Barcelona (UB). HÉCTOR MARÍN / elmundo.es