martes, 8 de diciembre de 2015

Localizan las canteras de Stonehenge a 225 kilómetros de distancia


Fotografía de las canteras de Stonehenge. UCL
Arqueólogos y geólogos desvelan el origen de las piedras azules del famoso monumento megalítico

Europa Press. Un estudio de dos canteras en Gales ha confirmado el origen de las piedras azules del monumento megalítico de Stonehenge, ubicado a nada menos que 225 kilómetros de distancia. Arqueólogos y geólogos del University College de Londres (UCL) arrojan luz sobre la forma en que estas piedras fueron sacadas y transportadas desde las canteras prehistóricas en las colinas de Preseli, en Pembrokeshire.

Las grandes piedras de pie en Stonehenge son de sarsen, una arenisca local, pero las más pequeñas, conocidas como piedras azules, provienen de las colinas de Preseli en el Parque Nacional de Pembrokeshire Coast. Los geólogos han conocido desde la década de 1920 que las piedras azules fueron traídos a Stonehenge desde algún lugar de las colinas de Preseli, pero sólo ahora ha habido colaboración con arqueólogos para localizar y excavar las minas reales de las que provienen.

Las piedras azules de Stonehenge son de rocas volcánicas e ígneas, las más comunes de las cuales se llaman dolerita y riolita. Richard Bevins (Museo Nacional de Gales) y Rob Ixer (UCL y la Universidad de Leicester) han identificado el afloramiento de Carn Goedog como la principal fuente de piedras azules manchadas de dolerita de Stonehenge y el afloramiento de Craig Rhos como una fuente para las piedras azules de riolita.

La formación especial de la roca, que forma pilares naturales en estos afloramientos, permitió que los canteros prehistóricos separasen cada megalito con un mínimo de esfuerzo. «Sólo tenían que insertar cuñas de madera en las grietas entre los pilares y luego dejar que la lluvia hiciera el resto por la hinchazón de la madera para facilitar su extracción de la roca», dijo Josh Pollard, de la Universidad de Southampton). «Luego bajaron los pilares a través plataformas de tierra y piedra, una especie de 'muelle' desde donde las enormes piedras podrían ser arrastradas a lo largo de rastros que llevan a cada cantera»

La datación por radiocarbono de los fuegos de campamento de las canteras revela que hubo varias apariciones de explotación en estos afloramientos. Stonehenge fue construido durante el Neolítico, hace entre 4.000 y 5.000 años. En las canteras también se extraía roca en aquella misma época. «Tenemos fechas de alrededor de 3400 aC para Craig Rhos y 3200 antes de Cristo para Carn Goedog, lo que es intrigante porque las piedras azules no se colocaron en Stonehenge hasta alrededor de 2900 aC», dijo el profesor Parker Pearson. «Podría haberse tardado 500 años en llevarlas a Stonehenge, pero eso es bastante improbable en mi punto de vista. Es más probable que las piedras se utilizaron por primera vez en un monumento local, en algún lugar cerca de las canteras, que luego fue desmantelado y arrastrado a Wiltshire».

Por la posición geográfica, los expertos creen que la única dirección lógica para el viaje de las piedras azules fue ir al norte y luego, ya sea por mar alrededor de Sait David's Head, o hacia el este por tierra a través de los valles a lo largo de la ruta que ahora forma la autopisrta A40, dijo el profesor Parker Pearson. «Personalmente creo que la ruta terrestre es más probable. Cada uno de los 80 monolitos pesaron menos de 2 toneladas, por lo que equipos de personas o bueyes podrían haber logrado esto».

«Stonehenge fue un monumento galés desde su inicio. Si podemos encontrar el monumento original en Gales del que fue construido, seremos finalmente capaces de resolver el misterio de por qué se construyó Stonehenge y por qué algunas de sus piedras fueron llevados hasta su destino final», dijo el profesor Parker Pearson. lavozdegalicia.es


Link 2: Stonehenge may have been first erected in Wales, evidence suggests - video | The Guardian 
Evidence that bluestones were quarried in Wales 500 years before they were put up in Wiltshire prompts theory that Stonehenge is ‘second-hand monument

Evidence of quarrying for Stonehenge’s bluestones is among the dramatic discoveries leading archaeologists to theorise that England’s greatest prehistoric monument may have first been erected in Wales.

It has long been known that the bluestones that form Stonehenge’s inner horseshoe came from the Preseli hills in Pembrokeshire, around 140 miles from Salisbury Plain.

Now archaeologists have discovered a series of recesses in the rocky outcrops of Carn Goedog and Craig Rhos-y-felin, to the north of those hills, that match Stonehenge’s bluestones in size and shape. They have also found similar stones that the prehistoric builders extracted but left behind, and “a loading bay” from where the huge stones could be dragged away...