jueves, 10 de diciembre de 2015

Neandertales en familia


 
Fe Santoveña destaca la genética como base para interpretar el parentesco de grupos como el de El Sidrón

Los neandertales de la cueva de El Sidrón hacían las conquistas femeninas fuera del grupo familiar en el que residían. Esta costumbre pudo probarse gracias a la genética, ya que los estudios de ADN de los restos óseos de los once individuos localizados en el yacimiento asturiano desvela un parentesco familiar que prueba la pertenencia del grupo a tres ramas maternas diferentes.

La lectura que hacen de estos resultados los expertos se centra en la movilidad de las mujeres. Serían ellas las que abandonaban el grupo llegada la edad de procrear y eran los hombres quienes se encargaban de buscar pareja entre los integrantes de otros grupos, lo que se conoce como patrilocalidad. Esta práctica de incorporación femenina al grupo, que se ha observado en otras poblaciones, tenía como finalidad evitar la endogamia y con ella las enfermedades derivadas de la baja diversidad genética, que finalmente acabaría poniendo fin a la especie que vivió en las inmediaciones de Piloña hace 49.000 años.

De "La familia de El Sidrón. Reflexiones desde la antropología social y cultural" habló, ayer, en el Museo Arqueológico de Asturias, Fe Santoveña, doctora en Historia por la Universidad de Oviedo (línea de antropología social y cultural). [...] La Nueva España