jueves, 25 de febrero de 2016

Puertas a una de las épocas más oscuras de la prehistoria



Dos yacimientos de O Courel y Becerreá arrojan luz sobre el Mesolítico, un período aún muy mal conocido en toda Europa

El Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña espera que en un plazo breve concluya el análisis de ADN que se realiza desde hace tiempo sobre unos restos humanos y animales prehistóricos hallados en la Cova do Uro, en la sierra de O Courel, cuyo descubrimiento se dio a conocer en el 2010. Aparte del hecho de haber proporcionado material genético muy antiguo -algo insólito en Galicia-, este yacimiento ofrece un interés excepcional para los investigadores por otro motivo. Junto con una serie de artefactos y fósiles de animales encontrados en la cueva de Valdavara, en Becerreá, es uno de los principales rastros que se conocen en Galicia del período Mesolítico, uno de los más oscuros de la prehistoria remota.

Esta etapa cultural -de transición entre el Paleolítico y el Neolítico- comenzó en Europa hace unos 11.600 años, al terminar la última glaciación, y en algunas regiones del continente se prolongó hasta hace unos 4.000 años. Tras los más de ochenta milenios que duró la Era Glacial, en esta época empezaron a darse unas condiciones climáticas similares a las actuales y las últimas sociedades paleolíticas de cazadores y recolectores dieron paso al surgimiento de la ganadería y la agricultura. El arqueólogo Manuel Vaquero, que dirigió las excavaciones de Valdavara entre el 2007 y el 2013, señala que las huellas de este período son muy escasas no solo en el noroeste sino también en el resto de la Península Ibérica y en general en toda Europa. Ello se debe probablemente a que los fuertes procesos erosivos de la era posglacial arrasaron la mayoría de los rastros arqueológicos de esa época. [...] lavozdegalicia.es/