viernes, 11 de marzo de 2016

Así era el «paraíso» terrenal hace 1,8 millones de años


Recreación artística de un hábitat humano en África de hace 1,8 millones de años - M López-Herrera/ The Olduvai Paleoanthropology and Paleoecology Project/ Enrique Baquedano
 
Científicos reconstruyen el paisaje que habitaban los primeros antepasados humanos en la garganta de Olduvai, en Tanzania 

Hace 1,8 millones de años, antepasados humanos que parecían un cruce entre los simios y nosotros mismos, vivían en la garganta de Olduvai, en Tanzania. Tenían acceso a alimentos, agua y refugio a la sombra, incluso un buen número de herramientas de piedra con bordes afilados, pero, como dice un equipo de científicos de la Universidad de Rutgers, «su vida no era un picnic». En realidad, ese paraíso primitivo era «muy estresante, ya que estaban en competencia continua con los carnívoros por su comida». Por primera vez, los investigadores han reconstruido un hábitat humano de nuestros primeros tiempos, y este es el resultado. Seguramente era muy hermoso pero, tras conocerlo, se sentirá mucho más contento de haber ido esta mañana a la oficina. Al menos, tiene muchas menos probabilidades de ser devorado por un león y muchas más de tener algo que llevarse a la boca a la hora de comer sin jugarse el cuello en el intento.

Durante años de trabajo, el equipo de Gail M. Ashley, profesora en el Departamento de Ciencias Terrestres y Planetarias en la Escuela de las Artes y las Ciencias de Rutgers, ha tratado de recrear cuidadosamente un paisaje humano temprano, utilizando plantas y otros elementos de prueba recogidos sobre el terreno. Esta reconstrucción permitirá a los científicos conocer mejor cómo eran esos primeros humanos, cómo vivían, de qué se alimentaban y cómo se comportaban.

La investigación se centra en el sitio de Olduvai, descubierto por la famosa paleoantropóloga Mary Leakey en 1959, quien encontró en el lugar miles de huesos de animales y herramientas de piedra. El lugar es excepcional, ya que una gran erupción volcánica depositó una capa de ceniza que cubrió el área por completo y permitió preservar los huesos y la materia orgánica. Ashley lo compara al evento de Pompeya. Ella y otros científicos han realizado excavaciones exhaustivas en la zona en la última década, recogiendo numerosas muestras de suelo para estudiarlas mediante el análisis de isótopos de carbono. [...] abc.es


Link 2: Early Human Habitat, Recreated for First Time, Shows Life Was No Picnic | rutgers.edu
Pioneering Rutgers scientist helps reconstruct an ancient East African landscape where human ancestors lived 1.8 million years ago...

Scientists have pieced together an early human habitat for the first time, and life was no picnic 1.8 million years ago.

Our human ancestors, who looked like a cross between apes and modern humans, had access to food, water and shady shelter at a site in Olduvai Gorge, Tanzania. They even had lots of stone tools with sharp edges, said Gail M. Ashley, a professor in the Rutgers Department of Earth and Planetary Sciences in the School of Arts and Sciences.

But “it was tough living,” she said. “It was a very stressful life because they were in continual competition with carnivores for their food.”

During years of work, Ashley and other researchers carefully reconstructed an early human landscape on a fine scale, using plant and other evidence collected at the sprawling site. Their pioneering work was published recently in the Proceedings of the National Academy of Sciences...