jueves, 12 de mayo de 2016

Museo Oculto: Ídolos calcolíticos




Museo de Cádiz
del 10 de mayo al 10 de julio de 2016


PIEZAS CONSERVADAS EN LOS ALMACENES DEL MUSEO EXPUESTAS AL PÚBLICO TEMPORALMENTE

Ídolo cilindro
Sierra de Gamaza (Arcos de la Frontera). Tercer milenio a.C.

Ídolo placa
Cortijo del Jadramil (Arcos de la Frontera)
Tercer milenio a.C.
 
Durante el calcolítico son frecuentes en la mitad sur de la Península una serie de piezas realizadas en distintos materiales, cerámica, hueso o piedra, que se han relacionado con el mundo espiritual, por lo que se denominan ídolos. Los más frecuentes son los ídolos cilíndro y placa. En ambos domina un acusado esquematismo, aunque se aprecia el interés por representar los rasgos humanos, que suelen quedar reducidos a lo esencial. Destacan los ojos, representados por círculos radiados sobre los que dos incisiones evocan las cejas. En la zona de las mejillas se aprecian incisiones que se han relacionado con tatuajes y en algunos el cabello está realizado con una serie de incisiones paralelas en zig-zag. La tendencia al esquematismo es más acusada en los ídolos placa, que en ocasiones solo aparecen cubiertos por decoraciones geométricas en forma de triángulos, posible avocación de algún tipo de vestidura.

El Calcolítico, que está marcado por el nacimiento de la metalurgia, no supuso una ruptura cultural con la etapa anterior neolítica. Los primeros metales que se conocieron debieron ser los que afloran a la superficie y se encuentran en estado nativo, como el oro, la plata o el propio cobre. Al principio se elegirían como otras piedras por su aspecto y brillo, pero pronto se percataron de las ventajas que ofrecían por su maleabilidad, la posibilidad de fundirlos o la de conseguir mezclas que los hicieran más resistentes.

En esta época los poblados suelen estar formados por aglomeraciones de cabañas, entre las que se disponen silos subterráneos para almacenar los excedentes de cereales y en algunas ocasiones estuvieron protegidos por construcciones defensivas. En esta época también alcanzan su máxima expansión los sepulcros megalíticos y de su última etapa son las cerámicas campaniformes. Museo de Cádiz