viernes, 29 de julio de 2016

Hallan nuevos petroglifos en el entorno del P. A. de Campo Lameiro


USC. diariodepontevedra.galiciae.com

La Universidade de Santiago señala que uno de los más interesantes representa un arma de grandes dimensiones en posición pasiva rodeada por más de 25 animales salvajes

Un equipo formado por personal investigador del Grupo de Estudio para la Prehistoria del Noroeste Ibérico (GEPN) y del Parque Arqueolóxico de Campo Lameiro ha encontrado dos nuevos petroglifos en el entorno de este parque, según informó ayer la Universidade de Santiago, USC. Los investigadores se fijaron en uno en concreto, en el que encontraron un arma de grandes dimensiones en posición pasiva rodeada de diferentes animales, en su mayoría ciervos.

Alia Vázquez Martínez, Miguel Carrero Pazos y Benito Vilas Estévez explican que "es, sin dudarlo, uno de los descubrimientos más importantes de los últimos años". "Esto hace que nos reformulemos teorías previas entre las asociaciones de armas y de animales, y ayuda a comprender más ampliamente la dimensionalidad y el potencial del arte."

"Este descubrimiento muestra todo lo que nos queda por conocer y lo que está por venir", explicaron miembros de Grupo de Estudio para la Prehistoria del Noroeste Ibérico.

Esta investigación forma parte de las actividades del proyecto "Documentación de los ciervos de Campo Lameiro mediante técnicas 3D", que dirige el profesor Antón A. Rodríguez Casal y que cuenta con el asesoramiento científico del catedrático Ramón Fábregas Valcarce.

Mientras que el primer petroglifo se sitúa a escasos metros del aparcamiento del centro, el segundo estaba a unos 250 metros, en la zona de Outeiro de Chan de Isca. Este petroglifo destaca por su buen estado de conservación y por ser la primera arma del entorno inmediato del parque.

Además de esta referencia, el equipo considera singular la presencia de una manada de más de 25 animales que están aglomerados alrededor de la piedra. Entre ellos destacan figuras de un máximo de 15 centímetros de longitud, siendo los más pequeños conocidos y que demuestran "la gran habilidad que debía poseer el grabador o grabadora que los realizó". Faro de Vigo