lunes, 18 de julio de 2016

Lezetxiki se toma un descanso


Fotografía de Anabel Dominguez
 
Tras 21 campañas, la excavación arqueológica en la cueva de Arrasate llega a la roca madre. El yacimiento, donde quedan flecos por rematar, ‘echará la persiana’ de forma temporal para ser objeto de un monográfico en los dos próximos años. 

Lezetxiki es el escenario donde el sacerdote y antropólogo José Miguel Barandiaran y sus colaboradores hallaron en 1964 el resto humano más antiguo de Euskal Herria, y el segundo de la Península tras los de Atapuerca; el húmero de mujer de la especie Homo Heildebergensis que vivió en el Paleolítico Inferior. Pero en este tiempo, el yacimiento ha dado mucho de sí. “En la campaña actual hemos encontrado abundante industria lítica, mucha fauna y muestras de que los seres humanos han sido un vector importante; han cazado y traído aquí los restos”, apreció Arrizabalaga en la visita a la que asistieron representantes del Consistorio cerrajero, que tiene firmado un acuerdo de colaboración con Aranzadi.

El director de la investigación y sus pupilos, una docena de jóvenes estudiantes de Geología y Arqueología, en su mayoría vascos, pero también de Córdoba, Valencia y Barcelona, se han sumergido en las últimas semanas en las entrañas de Lezetxiki para sacar de debajo de la tierra una vital parte de la historia. [...] Noticias de Gipuzkoa