miércoles, 14 de septiembre de 2016

Los vándalos dañaron los grabados de la Casa dos Mouros de Regoelle


Imagen: PABLO SANMARTÍN

El diseño se repite misteriosamente en Dombate, Espiñaredo (Negreira) y Portugal

Los vándalos atacaron de nuevo un importante elemento del patrimonio cultural de la Costa da Morte. Unos grabados que la arqueóloga irlandesa Elizabeth Shee calificó en 1981 como «La Cosa», y que se repiten en los dólmenes de Dombate, Casa dos Mouros de Regoelle, Espiñaredo (Negreira) y tres megalitos de Portugal, fueron dañados recientemente. Lo pudieron constatar los asistentes al recorrido que el Seminario de Estudos Comarcais realizó por varias megalitos de la comarca con ocasión del simposio celebrado en Vimianzo.

Los autores del atentado modificaron los trazos de los grabados al intentar recargarlos con una piedra. Su posible objetivo era facilitar su visualización para hacer fotos. En un estudio, el arqueólogo Antón Rodríguez Casal calificó estas figuras como «un motivo abstracto muy extraño, que por no haber unanimidad ni la hay en cuanto a su terminología». Las excavaciones de Dombate las dejaron expuestas en toda su extensión, pero en Regoelle, entre Vimianzo y Dumbría, aparece en uno de los esteos que, curiosamente, fue transportado hasta el lugar desde una distancia superior a diez kilómetros. La piedra sobre la que se encuentran es magmática e incluso es de tipo diferente a las demás que componen el dolmen, que son sedimentarias.[...] lavozdegalicia.es