jueves, 12 de enero de 2017

¿Por qué la mayoría de la gente es diestra?


 Study finds striations on teeth of a Homo habilis fossil 1.8 million years old moved from left to right, indicating the earliest evidence in the fossil record for right-handedness. David Frayer

La respuesta, según un reciente estudio, se puede encontrar en nuestros dientes

Uno de los rasgos que nos separa de la mayoría del resto de los primates es nuestra predilección por usar la mano o el pie derecho para ejecutar tareas que requieren determinadas destrezas. Un reciente estudio ha descubierto la clave de esta predilección, pero no en las manos, sino en los dientes.  Debido a que los fósiles de ambas manos de un espécimen son raros de hallar y sin ellos no se pueden comparar para evaluar las preferencias, las piezas dentales, muy habituales en el registro fósil, pueden aportar importantes datos, como marcas o arañazos que guíen a los expertos a resolver este enigma.

En cierto sentido todo comenzó con la lateralización del cerebro. El dominio de algunos procesos cognitivos en un hemisferio cerebral (el izquierdo está más vinculado al lenguaje y las habilidades motoras, mientras que el derecho tiene más injerencia en la atención visual-espacial), es una característica distintiva de los seres humanos y se asocia al incremento de la capacidad cognitiva.

Teniendo esto en cuenta, un grupo de científicos, entre los que se encuentra Ferran Estebaranz, de la Universidad de Barcelona, se preguntaron si nuestra preferencia por el uso de la mano derecha sobre la izquierda podría haber desempañado un papel en la lateralización del cerebro. [...] Quo


Why are most people right handed? The answer may be in the mouths of our ancestors
Roughly 90% of humans are right-handed and this is one of the traits that separates us from most other primates who don’t really show any overall preference for left or right handedness.

It’s believed that handedness played an important role in human evolution, with a recent study on the earliest evidence of right-handedness in the fossil record shedding light on when and why this trait arose. Interestingly, the clues were found not in our ancient hands, but in our ancient teeth...