miércoles, 8 de febrero de 2017

Comunidades del norte de Chile habrían navegado por mar abierto muchos años antes de lo pensado


Figura 4. Individuo 1 en posición extendida decúbito dorsal, con las extremidades inferiores separadas y el cráneo desplazado (tomada de Andrade et al. 2016)
 
Nuevo estudio que analizó restos óseos humanos y de fauna marina entregó evidencia arqueológica que permite reforzar esta hipótesis

Los cronistas que llegaron con los colonizadores españoles ya habían registrado en sus escritos que comunidades indígenas que habitaban en el norte del territorio chileno se dedicaban al arte de la pesca y que navegaban en balsas hechas con cuero de lobo marino.

Este hecho siempre llamó la atención de los investigadores, debido a la necesaria tecnología que se requiere para navegar y pescar mar adentro, a diferencia de la pesca en orilla. En los años 80 se planteó que las antiguas comunidades de la costa del desierto de Atacama que se dedicaban a la navegación, realizaban estas prácticas al menos desde el año 230 d.C., aproximadamente.

Pero fue recién en la última década que se encontraron, en Taltal, restos de peces cuyo hábitat es el mar abierto y que no varan en las playas (como los cetáceos), lo que indica que éstas especies tendrían que haber sido capturadas por los antiguos habitantes de la zona. Los análisis determinaron que los restos eran miles de años más antiguos que la fecha propuesta en los 80, lo que significaba que el arte de la navegación y la pesca mar adentro en el norte de Chile se situaría en el Holoceno Medio, hace unos 5.000 años a.C.

Esta hipótesis fue reforzada por un reciente estudio publicado en el último número de la revista Chungara, titulado “Ocupaciones arcaicas y probables evidencias de navegación temprana en la costa arreica de Antofagasta, Chile”.

Los autores analizaron restos óseos de humanos y especies marinas que vivieron hace más de 3.000 años a.C, y que fueron encontrados el sitio de Copaca 1, [...] Escallonia