jueves, 2 de febrero de 2017

Los cazadores-recolectores bálticos comenzaron a cultivar sin influencia de la migración

Una nueva investigación indica que los cazadores-recolectores del Báltico no fueron inundados por migraciones de los primeros agricultores de Oriente Medio, como ocurrió con el resto de Europa central y occidental. En su lugar, estas personas probablemente adquirieron conocimientos sobre agricultura y cerámica compartiendo culturas e ideas --en vez de genes-- con comunidades externas, según revela un estudio de ADN antiguo.

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Científicos extrajeron ADN antiguo de una serie de restos arqueológicos descubiertos en Letonia y Ucrania, que tenían entre 5.000 y 8.000 años de edad. Estas muestras abarcaban el periodo neolítico, que fue el momento del amanecer de la agricultura en Europa, cuando las personas pasaron de un estilo de vida nómada de cazador-recolector a un estilo de vida asentado basado en la producción de alimentos.

Se sabe a través de investigaciones anteriores que un gran número de los primeros agricultores del Levante (Oriente Próximo) --impulsados por el éxito de sus innovaciones tecnológicas, como los cultivos y la cerámica-- se habían expandido a partes periféricas de Europa a finales del Neolítico y en gran medida reemplazaron a poblaciones de cazadores-recolectores.

Sin embargo, el nuevo estudio muestra que los agricultores levantinos no contribuyeron a los cazadores-recolectores en el Báltico como lo hicieron en Europa Central y Occidental. El equipo de investigación, con científicos del Trinity College de Dublín, el University College de Dublín, en Irlanda, y la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, dice que sus conclusiones sugieren que los cazadores-recolectores del Báltico aprendieron estas habilidades a través de la comunicación y el intercambio cultural con extranjeros.

Los hallazgos, publicados este jueves en la revista 'Current Biology', alimentan debates en torno al "paquete neolítico", el conjunto de tecnologías como el ganado domesticado, los cereales cultivados y la cerámica, que revolucionó la existencia humana en toda Europa durante la última Edad de Piedra. Trabajos anteriores con ADN antiguo han revelado que este "paquete" se extendió a través de Europa central y occidental por la migración y cruces entre poblaciones: los últimos agricultores de Levante y de Anatolia se mezclaban con los cazadores-recolectores, a los que fueron reemplazando. Pero la nueva investigación sugiere que la migración no fue un "conductor universal" en toda Europa para este tipo de vida. [...] EcoDiario.es


Baltic hunter-gatherers began farming without influence of migration, ancient DNA suggests 
(Trinity College Dublin) Ancient DNA analyses show that -- unlike elsewhere in Europe -- farmers from the Near East did not overtake hunter-gatherer populations in the Baltic. This research suggests the Balto-Slavic branch of the Indo-European language family originated in the Steppe grasslands of the East...