lunes, 13 de marzo de 2017

El clima y la dieta marcaron los genes de los primeros americanos


Familia inuit de Noatak, Alaska, 1929. / Edwar S Curtis.
 
La primera migración a América a través del Estrecho de Bering dejó huellas en el genoma de los nativos americanos actuales. Según un nuevo estudio, con participación española, el frío hizo que solo unos cuantos individuos sobrevivieran a esa travesía, por lo que muchos de los descendientes de aquellos primeros colonos todavía conservan adaptaciones al clima ártico, aunque ya no les son necesarias.

Los primeros humanos que entraron en América por el Estrecho de Bering se encontraron con un clima y una alimentación totalmente diferentes. Un estudio publicado recientemente en la revista PNAS demuestra que esta migración dejó huellas en el genoma de los nativos americanos, descendientes de aquellos primeros colonos. Se trata de variantes genéticas que les facilitan la digestión de las grasas, rasgo distintivo de la adaptación a clima ártico y las dietas ricas en proteínas.

"Las presiones ambientales y dietéticas que se encontraron los primeros pobladores de América los marcaron genéticamente", declara David Comas, científico en el Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona (IBE, CSIC-UPF) y director del departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) que ha participado en la investigación. [...]  SINC


Genetic signature of natural selection in first Americans - Institut de Biologia Evolutiva
The cold meant that only a few individuals survivedd the crossing of the Bering Strait. Many Native Americans still have adaptations to the Arctic climate even though they are no longer needed. These are genetic variants that facilitate the digestion of fats, which is distinctive feature of adaptation to Arctic climate and diets rich in proteins...