viernes, 3 de marzo de 2017

Los mamuts desaparecieron cuando llevaban milenios heridos de muerte


El mamut Yuka, que vivió hace 39.000 años en Siberia.
 
Un análisis del genoma de un mamut de hace 4.200 años muestra que la endogamia le había hecho acumular mutaciones dañinas que impidieron sobrevivir a la especie

El final de una edad de hielo, como la que terminó hace algo menos de 12.000 años, puede parecer una buena noticia, al menos para animales acostumbrados a los temperaturas templadas como nosotros. Sin embargo, durante la última de estas transformaciones, un buen número de animales gigantescos comenzó a desaparecer. El cambio climático, sumado a la presión de los cazadores humanos, parece la causa más probable de aquella extinción.

Entonces, los mamuts se encontraban entre los mayores herbívoros de Norteamérica y Siberia, pero hace 10.000 años desaparecieron del territorio continental. Solo sobrevivieron unos milenios más aislados en islas, hasta que hace 3.700 años, cuando los humanos ya empezaban a construir sus primeros templos, fallecieron los últimos especímenes que se conocen. Ahora, un análisis publicado en PLOS Genetics por Rebekah Rogers y Montgomery Slatkin, de la Universidad de California en Berkeley, muestra que, aunque siguieron vivos durante siglos en aquellos reductos, estaban ya heridos de muerte. [...] EL PAÍS


Dwindling populations created a "mutational meltdown" in the genomes of the last wooly mammoths, which had survived on an isolated island until a few thousand years ago. Rebekah Rogers and Montgomery Slatkin of the University of California, Berkeley, report these findings in a study published March 2nd, 2017 in PLOS Genetics...