domingo, 6 de abril de 2014

El secreto de los Dólmenes

De Le Corbusier a Hoskin, de Mitjana a lady Tenison, la candidata a Patrimonio Mundial de la Unesco guarda 6.000 años de historias, interrogantes y fascinación. 
El arqueastrónomo Michael Hoskin constató la orientación singular de Menga y El Romeral 

Imagen del interior del tholos de El Romeral. ::Miguel Ángel Blanco de la Rubia
«Amis ancestros». Le Corbusier dejó esta frase escrita en el libro de registro del guarda de Menga cuando el arquitecto suizo, que convirtió el turismo en una forma de arte y una fuente inagotable para su inmensa obra, visitó en 1950 los Dólmenes de Antequera. La curiosidad por la necrópolis megalítica de Le Corbusier, que buscó en sus revolucionarias propuestas creadoras la reconciliación del hombre con la naturaleza, se suma a una larga historia de miradas y exploraciones de las que salieron muchas leyendas, teorías druidas y míticas o cronologías erradas antes de las documentadas lecturas históricas y arqueológicas.

La fascinación es inevitable ante las silenciosas piedras de los dólmenes de Viera, Menga y El Romeral, tres sepulcros megalíticos referenciados entre los mejores de Europa, obras excepcionales de la arquitectura y la ingeniería prehistóricas. [...] diariosur.es

Vídeo relacionado (2007): Menga: Proceso de construcción



Audiovisual realizado según el Proyecto de Investigación: Reconstrucción arquitectónica y paleoambiental de la necrópolis megalítica de Antequera. Dirección científica: Dr. José Enrique Ferrer Palma y Dr. José Ignacio Marqués Merelo. Universidad de Málaga.