lunes, 19 de mayo de 2014

Piauí: un gigante para la investigación científica, invisible para Brasil


Pintura rupestre que es símbolo del Parque Nacional da Serra da Capivara, en el Piauí, nordeste del país. / Toni Pires

El parque arqueológico del estado más pobre del país fortalece la tesis de que el hombre llegó al continente hace 100.000 años. El lugar, sin embargo, está abandonado

La investigadora franco-brasileña Niéde Guidon, de 81 años, se encontraba en una exposición de pintura en el Museu do Ipiranga (São Paulo), al principio de los años setenta, cuando un hombre se le acercó y le dijo:
 -En mi ciudad hay un montón de dibujos como estos.

Guidon, que en esa época era profesora de la École des Hautes Études en Sciences Sociales de Paris, organizó junto a otros investigadores un viaje a São Raimundo Nonato, un municipio del Polígono das Secas, ubicado en el interior de Piauí, un estado del norte de Brasil. Al llegar, los moradores la llevaron a un cobijo de piedra –similar a una caverna, pero menos profundo- en cuyas paredes estaban entalladas imágenes de animales en rojo y escenas de baile, sexo y caza. Guidon decidió entonces dedicarse a la investigación en este lugar. Y allí se quedó.

En 1979, la investigadora consiguió que el área de 129.000 hectáreas fuera demarcada para su preservación, que pasó a ser llamado Parque Nacional da Serra da Capivara. Allí, descubrió con su equipo 1.350 yacimientos arqueológicos con aproximadamente 750 pinturas rupestres, la mayor concentración del continente americano. [...] internacional.elpais.com

Un patrimonio de la humanidad abandonado
La falta de presupuesto para pagar funcionarios coloca en riesgo sitios con pinturas rupestres, que ya reciben pocos turistas...