lunes, 16 de junio de 2014

"El impacto de las visitas a Altamira es mínimo hasta ahora"

Concha Cirujano, del equipo científico que trabaja en la cueva, asegura que las entradas experimentales están teniendo "menos impacto del que podíamos prever"

Unas 80 personas han pasado ya por la cueva original de Altamira desde que se abrió al público de forma experimental el pasado 28 de febrero. El objetivo de estas entradas es medir el impacto de la presencia humana en su conservación, y esos trabajos ya apuntan a que “hasta ahora” el impacto ha sido “mínimo”. Es más, la coordinadora adjunta del programa científico, Concha Cirujano, asegura que “incluso podríamos decir que tiene menos impacto del que podíamos prever”.

Cirujano arqueóloga del Instituto de Patrimonio Cultural, ha explicado en una entrevista en Hora 14 de Ser-Cantabria que está prevista una reunión del equipo científico que trabaja en la cueva en julio y que se mantiene la previsión de iniciar en agosto la redacción de las primeras conclusiones para poder presentarlas después al Patronato de las Cuevas, que será el que tome la decisiones sobre el futuro de los originales.

Desde el 27 de febrero, en la cueva entran cinco personas, acompañadas por dos guías, cada semana. Visitas que se eligen por riguroso sorteo entre quienes se acercan a ver el Museo y la réplica, y se apuntan para ello. Son 37 minutos, ocho de los cuales transcurren en la sala de polícromos bajo estrictas medidas de seguridad.

En mayo, Gaël de Guichen, director científico del programa de conservación, señalaba que sus últimos estudios muestran que, durante la visita experimental, la temperatura aumenta de 14,2 a 14,35 grados, y que se recupera la normalidad una hora más tarde. De Guichen tiene algo claro: “La conservación preventiva no es la conservación de los ayatolás, de cerrarlo todo; se basa en transmitir el mensaje al mayor número de personas”. Compara la cueva con un hombre enfermo: “Es frágil y está deteriorándose de manera natural, pero no podemos congelarla”.

Las primeras valoraciones del seguimiento que se está haciendo de todo este proceso se presentaron en mayo en el Museo Arqueológico de Madrid. Y hasta ahora, los resultados son “absolutamente satisfactorios”, ha explicado Cirujano, debido a la percepción social y la acogida del público, que utiliza calificativos como “apasionante”, “emocionante” o “maravilloso”.

Desde el Ministerio de Cultura se insiste en que no hay aún un análisis preliminar y que habrá que esperar a que los cinco grupos científicos que trabajan en la cueva crucen sus datos y elaboren sus conclusiones. La investigación, eso sí, no cesará tras la decisión que tome el Patronato ya que, como dice Cirujano, es un proceso continuo. eldiariomontanes.es