lunes, 26 de enero de 2015

La facilidad de cooperación entre el Ser Humano y el perro se basa en las habilidades sociales de los lobos

Siempre se ha creído, acerca del origen de la domesticación del perro, que este animal se volvió tolerante a la presencia humana y capaz de interactuar con humanos debido a un intenso proceso de selección realizado por las personas, que escogían a los individuos que más tenían desarrolladas dichas cualidades, y lo mismo con los hijos de estos, y así sucesivamente.

Las investigadoras Friederike Range y Zsófia Virányi, del Instituto Messerli en la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, Austria, y del Centro de Ciencia del Lobo de Ernstbrunn, en el mismo país, han llevado a cabo experimentos cuyos resultados sugieren un origen muy distinto para esa facilidad de cooperación entre el Ser Humano y el perro. Según ellas, dicha facilidad de cooperación se basa en las habilidades sociales de los lobos, que por vivir en manadas deben ser capaces de tolerarse mutuamente, así como saber interpretar las intenciones de sus compañeros para poder coordinarse bien entre ellos cuando cazan en equipo. [...] noticiasdelaciencia.com