martes, 26 de mayo de 2015

Estudian la relación que tuvieron los cazadores-recolectores con el bosque

Más de 20 huesos de animales trabajados hace 8 mil años por cazadores-recolectores, pintura rupestre que data de hace 12 mil años y restos óseos de huemules, mamífero único de Argentina y actualmente en peligro de extinción, forman parte de los vestigios arqueológicos de la población anticura, ubicada al norte de la Patagonia, hallados por expertos del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).

“Las sociedades que estudiamos son cazadores-recolectores y la particularidad de esta investigación es que se realiza en un ambiente de bosque. Los bosques tienen características no positivas para la arqueología, sobre todo para quienes estudiamos restos orgánicos porque es una zona con muchas precipitaciones y variaciones en los niveles de humedad, eso dificulta la preservación”, señala Pablo Marcelo Fernández.

En 1995, precisa el arqueólogo del INAPL, iniciaron los trabajos de exploración en dos zonas conocidas como Chubut y Río Negro (a 1,800 kilómetros de distancia de Buenos Aires), donde hallaron más de 60 sitios con pintura rupestre.

“Encontramos un lugar con pinturas rupestres muy similares a otros sitios pero su antigüedad máxima era 3 mil 500 años antes del presente, sin embargo, seguimos excavando hasta llegar a una profundidad de tres metros y ahí hallamos un nivel muy antiguo, con una datación de 8 mil 200 años”, precisa el responsable del proyecto.

Los registros, comenta, fueron importantes no sólo por la antigüedad sino porque les planteaba investigar la relación que los cazadores-recolectores tuvieron con el bosque y por ende, cómo mantuvieron su supervivencia. [...] cronica.com.mx