miércoles, 25 de noviembre de 2015

La traición es el eslabón perdido que explica la rápida expansión humana por el mundo


Dispersal pattern of humans after 100,000bp

Europa Press. Una nueva investigación de una arqueóloga de la Universidad de York sugiere que la traición es el eslabón perdido en la comprensión de la rápida propagación de nuestra especie en el mundo. Concretamente, Penny Spikins sostiene que la velocidad y el carácter de las dispersiones humanas ha cambiado significativamente hace alrededor de 100.000 años.

Antes de eso, el movimiento de los humanos arcaicos fue lento y en gran medida obligado por eventos ambientales debidos a los aumentos de población o cambios ecológicos. Después, las poblaciones se extendieron con una velocidad notable superando las principales barreras ambientales, apunta el trabajo.

Pero Spikins, catedrática de Arqueología de los Orígenes Humanos, relaciona este cambio a alteraciones en el intercambio emocional en las relaciones humanas. En una investigación publicada en Open Cuaternary, dice que ni el incremento de la población ni el intercambio ecológico ofrecen una explicación adecuada de los patrones de movimiento humano a nuevas regiones que comenzó alrededor de hace 100.000 años.

Ella sugiere que los compromisos con los demás se volvieron más esenciales para la supervivencia, y que con grupos humanos cada vez más motivados para identificar y castigar a los que hacen trampas, el lado "oscuro" de la especie humana también se desarrolló. Los conflictos morales motivados por la falta de confianza, y un sentido de traición, se hicieron frecuentes entre los humanos creando una necesidad de distanciarse de sus rivales.

Según Spikins, los vínculos emocionales que mantienen unidas a las poblaciones en crisis tenían un lado más oscuro en las reacciones sinceras hacia la traición, que todavía sentimos hoy. Las redes sociales más grandes hacen que sea más fácil encontrar aliados distantes con quienes crear nuevas colonias, y la tecnología de caza más eficiente significaba que cualquier persona con rencor era un objetivo peligroso, pero fueron las emociones humanas las que proporcionaron la fuerza de repulsión desde las áreas ocupadas existentes, algo que no vemos otros animales.

Las primeras especies de homínidos estaban limitadas en su distribución a los entornos específicos y pastizales abiertos, tales como bosques. La expansión del Homo erectus fuera de África a Asia hace alrededor de 1,6 millones de años parece que fue causada por la necesidad de encontrar nuevas praderas a gran escala. Por el contrario, los neandertales ocuparon partes frías y áridas de Europa. Todas las especies arcaicas se adaptaron lentamente a nuevas oportunidades para el asentamiento y eran a menudo disuadidos por barreras ambientales y climáticas.

La dispersión

Hace 100.000 años, sin embargo, la dispersión en áreas remotas, inhóspitas y con riesgo se hizo más común en comparación con los movimientos en áreas ya ocupadas. En particular, la propagación de las poblaciones humanas modernas no fue inhibida por barreras biogeográficas. Las poblaciones se movieron hacia las regiones frías del norte de Europa, cruzaron deltas importantes, como el Indo y el Ganges, desiertos, tundras y selvas, e incluso hicieron travesías marítimas importantes para llegar a Australia y las islas del Pacífico.

Spikins argumenta que las deslealtades resultantes de las disputas morales fueron una razón significativa para estas dispersiones en entornos poco acogedores, que se explican por un deseo de evitar daños físicos de antiguos amigos o aliados descontentos. Cualquier delincuente y sus aliados dentro de la red social se sienten impulsados a escapar del peligro.

"La colonización activa a través de terrenos peligrosos resulta difícil de explicar con opciones pragmáticas inmediatas. Pero son más comprensibles con el refuerzo de motivaciones como dañar a otros. Mientras vemos la dispersión mundial de nuestra especie como un símbolo de nuestro éxito, parte de las motivaciones reflejan un lado más oscuro, aunque no menos 'colaborativo' para la humanidad", ha concluido. EcoDiario.es


Link 2: Betrayals of trust helped the rapid spread of human species around the world  (Via B&W3)
New research by an archaeologist at the University of York suggests that betrayals of trust were the missing link in understanding the rapid spread of our own species around the world.

Dr Penny Spikins, of the University's Department of Archaeology, says that the speed and character of human dispersals changed significantly around 100,000 years ago.

Before then, movement of archaic humans were slow and largely governed by environmental events due to population increases or ecological changes. Afterwards populations spread with remarkable speed and across major environmental barriers.

But Dr Spikins, a senior lecturer in the Archaeology of Human Origins, relates this change to changes in human emotional relationships. In research published in Open Quaternary, she says that neither population increase nor ecological changes provide an adequate explanation for patterns of human movement into new regions which began around 100,000 years ago.

She suggests that as commitments to others became more essential to survival, and human groups ever more motivated to identify and punish those who cheat, the 'dark' side of human nature also developed. Moral disputes motivated by broken trust and a sense of betrayal became more frequent and motivated early humans to put distance between them and their rivals. [...]