domingo, 20 de marzo de 2016

Por qué es cada vez más difícil resolver el rompecabezas de la evolución humana


Brian Villmoare con una mandíbula de 2,8 millones de años. UNLV Photo Services

Sabemos que el ser humano nació en el este de África, entre Etiopía y Kenia. Sabemos que hace unos 2,5 millones de años surgió el primero de nuestro género, el Homo habilis, llamado así porque era capaz de trabajar la piedra para fabricar herramientas. Sabemos que algo más tarde, en torno a dos millones de años atrás, éste engendró otra especie más parecida a nosotros llamada Homo erectus que se dispersó desde África a Eurasia.Sabemos que un pariente de éste, Homo ergaster, fue el que hace un millón de años originó en África otra especie llamada Homo antecessor que emigró a Europa y Asia, aunque hasta ahora sólo se ha hallado en la sierra burgalesa de Atapuerca. El antecessor, a su vez, se dividió en dos ramas, una que daría lugar al Homo heidelbergensis y posteriormente a los neandertales, y otra a la cual tenemos que agradecer nuestra presencia en este planeta.

Pero ¿sabemos todo esto? Mirémoslo de esta otra manera: el Homo habilis en realidad no existe, sino que era un australopiteco. O sí existió, pero no era el padre del Homo erectus, sino que él mismo era un Homo erectus, o un linaje separado que coexistió con éste. De hecho, el Homo erectus nació en Asia, no en África, y en realidad el Homo ergaster no era tal, sino simplemente un erectus africano antepasado nuestro. Y el antecessor tampoco es el padre del heidelbergensis, sino su hermano, ambos hijos del ergaster. Esto si realmente ambos no eran una sola especie, o si el heidelbergensis no era sino un erectus y a su vez el ancestro común de humanos y neandertales.

Y si quieren más, aún hay más. Éstas son sólo algunas de las hipótesis sobre la evolución huamana que circulan en la comunidad científica; muchas de ellas alternativas, a menudo contradictorias. En una ocasión, este periodista preguntó a la paleoantropóloga Meave Leakey, perteneciente a la reputada saga científica anglo-keniana fundada por sus suegros Louis y Mary Leakey, para cuándo tendríamos un dibujo claro de la evolución humana.

Ésta fue su respuesta: "En los próximos 100 años, o así". [...] elespanol.com/