martes, 12 de julio de 2016

Otra especie humana ya caminaba como nosotros hace 1,5 millones de años


Un pie comparado con una huella fósil de 'Homo erectus'.

Un centenar de huellas de 'Homo erectus' en Kenia confirma que se movía sobre dos pies

... Hoy, reclasificado como una especie humana, el Homo erectus sigue fascinando. Más de 20 de sus individuos, entre ellos una niña o un niño, pasearon hace 1,5 millones de años por la orilla de un curso de agua en la actual aldea de Ileret, en el norte de Kenia, junto al Lago Turkana. Sus huellas fosilizadas, 97, ofrecen una insólita fotografía de la vida cotidiana de esta especie, autora del dibujo más antiguo de la humanidad y candidata a ser la madre de la nuestra, Homo sapiens. La primera conclusión despoja por completo al ser humano de su singularidad bíblica: los Homo erectus, que surgieron hace 1,9 millones de años y desaparecieron hace unos 140.000, ya caminaban como nosotros.

“Estas huellas son la prueba de que tenían una anatomía del pie y una forma de locomoción similares a las humanas”, explica el paleoantropólogo estadounidense Kevin Hatala, miembro del equipo que ha estudiado los rastros. El hallazgo de 22 huellas en Ileret se publicó por primera vez en 2009 en la revista Science. Entonces, los investigadores ya sugirieron la locomoción bípeda “esencialmente moderna” de los Homo erectus. El nuevo estudio, publicado hoy en la revista Scientific Reports, incluye más huellas, hasta llegar al centenar, y los resultados de un concienzudo trabajo experimental. [...] EL PAÍS


Link 2: Homo erectus walked as we do
Fossil bones and stone tools can tell us a lot about human evolution, but certain dynamic behaviours of our fossil ancestors – things like how they moved and how individuals interacted with one another – are incredibly difficult to deduce from these traditional forms of paleoanthropological data. Researchers from the Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology in Leipzig, along with an international team of collaborators, have recently discovered multiple assemblages of Homo erectus footprints in northern Kenya that provide unique opportunities to understand locomotor patterns and group structure through a form of data that directly records these dynamic behaviours. Using novel analytical techniques, they have demonstrated that these H. erectus footprints preserve evidence of a modern human style of walking and a group structure that is consistent with human-like social behaviours...