lunes, 8 de agosto de 2016

La UC controlará el biodeterioro en Altamira

08/08/2016. La Universidad de Cantabria (UC) se encargará del control y seguimiento del biodeterioro y de las condiciones ambientales, del agua de infiltración y de las emisiones de gas radón de la cueva de Altamira.

El Ministerio de Cultura ha adjudicado a la UC este contrato por importe de 128.260 euros, casi 5.000 euros menos del presupuesto base de licitación, que ascendía a un total de 133.100 euros, según un anuncio de este departamento, publicado hoy y recogido por Europa Press.

Tramitado por la Junta de Contratación de la Secretaría de Estado de Cultura, el contrato tiene por objetivo controlar y seguir el biodeterioro y las condiciones ambientales, así como del agua de infiltración y de las emisiones de gas radón en esta cavidad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y conocida como la 'capilla sixtina' del arte paleolítico rupestre.

El servicio, con un valor estimado de 220.000 euros, fue licitado en marzo de este año, se adjudicó hace un mes por tramitación ordinaria y procedimiento abierto a la UC, por presentar la oferta económicamente más ventajosa, y el contrato se formalizó la semana pasada.

Tras permanecer doce años cerrada al público por el deterioro sufrido en sus pinturas prehistóricas, Altamira se reabrió parcialmente a las visitas hace dos años y medio, al permitir el acceso semanal a cinco personas, elegidas por sorteo entre quienes se encuentren en el Museo Nacional y Centro de Interpretación de la cueva. EUROPA PRESS
 
 
"El régimen de visitas experimentales a Altamira es bastante restrictivo y conservador"
 
La nueva directora del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, Pilar Fatás, seguirá apostando por compatibilizar la "mejor conservación" de la cueva original con la "accesibilidad" pero ha considerado que el régimen de vistas experimentales actual es "bastante restrictivo y conservador".

Una consideración que en ningún caso ha sido una crítica ya que, ha defendido, ese régimen que permite la entrada de 250 personas al año -se hace un sorteo un día a la semana entre los asistentes al museo y entran cinco personas- fue aprobado por el Patronato de Altamira en 2012 en el marco del Programa de Investigación para la Conservación Preventiva y Régimen de Acceso a la Cueva...