viernes, 4 de julio de 2014

Los rasgos propios de los humanos evolucionaron por separado

Una nueva evidencia climática y fósil analizada por un equipo de investigadores sugiere que los rasgos propios de los seres humanos no surgieron juntos en un solo paquete.
 
   Por el contrario, varios ingredientes clave que se creían que definían al 'Homo' evolucionaron de antepasados anteriores como el 'Australopithecus' hace entre 3 y 4 millones de años, mientras que otros surgieron mucho más tarde.

   Se ha creído durante mucho tiempo que muchos rasgos únicos de los seres humanos se originaron en el género 'Homo' hace entre 2,4 y 1,8 millones de años en África. Aunque los científicos han reconocido estas características desde hace décadas, se están reconsiderando los verdaderos factores evolutivos que los generaron.

   Un cerebro grande, piernas largas, la capacidad de elaborar herramientas y largos periodos de maduración se cree que han evolucionado de forma conjunta al inicio del linaje del 'Homo' conforme las praderas africanas se ampliaban y el clima de la Tierra se volvía frío y más seco.

   Este equipo de investigación, cuyo trabajo se publica este viernes en 'Science', usó un enfoque innovador al integrar datos paleoclimáticos, nuevos fósiles y la comprensión del género 'Homo', restos arqueológicos y estudios biológicos de una gran variedad de mamíferos (incluidos los humanos).

   La síntesis de estos datos llevó a estos expertos a la conclusión de que la capacidad de los primeros seres humanos de adaptarse a las condiciones cambiantes posibilitó en última instancia a las primeras especies de 'Homo' variar, sobrevivir y empezar a propagarse desde África hacia Eurasia hace 1.850.000 años.

   Uno de los autores, el paleoantropólogo de la Institución Smithsonian, en Washington, Estados Unidos, Richard Potts, desarrolló un nuevo marco climático para la evolución humana de África oriental que representa la mayor parte de la era de entre hace 2,5 millones a 1,5 millones años como una época de fuerte inestabilidad climática e intensidad cambiante anual de las estaciones secas y húmedas.

   Este marco, que se basa en los ciclos astronómicos de la Tierra, proporciona la base para algunas de las principales conclusiones del artículo y sugiere que múltiples especies coexistentes con el 'Homo' que se superpusieron geográficamente surgieron en entornos altamente cambiantes. [...] europapress.es